Blog

TIPOS DE ADICCIONES

ALCOHOLISMO

 

El alcoholismo es una enfermedad causada por el abuso compulsivo de bebidas alcohólicas, que puede traer graves trastornos e incluso tener consecuencias hereditarias, como enfermedades del sistema nervioso.

Esta, es una de las enfermedades (ya que sin lugar a dudas, es una condición establecida como una enfermedad), más propagadas en el mundo. Independiente de los países, clases sociales y edades. Sí, ya que el alcoholismo, abarca a personas las cuales transitan desde la adolescencia hasta la adultez, y afecta a hombres y mujeres. Lo que si se debe dejar claro, es que la tasa de alcoholismo, es mayor en los hombres que en las mujeres, pero aquello no excluye al sexo femenino de esta enfermedad.

El alcoholismo, es una condición, la cual se va formando por medio del hábito de tomar alcohol. Sí, ya que muchas de las personas alcohólicas comienzan como bebedores sociales; esto es, comienzan bebiendo para tranquilizarse y distenderse en eventos sociales. También están aquellos que lo hacen para escapar de la realidad, o más bien dicho, para distraerse de situaciones infelices o sentimientos depresivos.

 

TABAQUISMO

 

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaquismo es una dependencia a la nicotina del tabaco. Esto genera diversas enfermedades en el cuerpo humano, después de que esta sustancia y otras entran al torrente sanguíneo en cada inhalación.

Así, el tabaquismo es una de las principales patologías, que provoca muertes de manera prematura. Cada año, son cientos de miles, los fumadores que mueren. Asimismo, son miles las personas que aspiran, de manera pasiva, el humo que emana de los cigarrillos. Nos referimos a aquellos fumadores pasivos. O sea, las personas que conviven con el humo del cigarrillo, sin necesariamente, fumarlos de manera personal.

La principal sustancia dentro de los cigarrillos, es la nicotina. Un tipo de droga, bastante tóxica, para nuestro organismo. Y hablamos de ella, ya que es la principal causa, de la adicción hacia el cigarro. Esto, ya que es el ingrediente activo del humo del cigarro. Incluso, de manera bastante concentrada, la nicotina puede ser utilizada como un potente insecticida.

En cuanto a los cigarrillos, estos contienen un porcentaje, que varía desde el 2% hasta el 7% de nicotina, cada uno de ellos. O sea, en una cajetilla de cigarros, en la cual vienen 20 cigarrillos, uno aspira algo así como el equivalente a 1 cigarro de nicotina pura (este es un promedio estimable).

Los efectos de la nicotina, son inmediatos. Ya que esta actúa en el sistema nervioso autónomo. Sólo con ello, se vuelve un componente altamente peligroso, para la vida de los seres humanos. Asimismo, la nicotina puede llegar a producir graves trastornos en las vías respiratorias, e incluso ocasionar paros respiratorios, por medio de la formación de enfisemas pulmonares. Asimismo, puede provocar bajas o altas de presión y taquicardia. Peor aún, es su efecto en el sistema sanguíneo, mediante el cual, puede llegar a provocar serios problemas cardíacos, llegando en casos extremos a un paro cardíaco fulminante. Ya que la nicotina, ayuda a que se forme sarro, en las arterias, con lo cual no llega el oxigeno suficiente al corazón, lo cual produce progresivamente la muerte de los tejidos musculares del corazón.

De igual manera, el tabaquismo puede llevara generar cáncer al pulmón y disfunciones de tipo eréctil. Asimismo, en la etapa del embarazo, las mujeres que padecen de esta adicción, tienen mayores probabilidades de tener abortos espontáneos, muertes neonatales y tener hijos de bajo peso al nacer. Aparte de transmitirles la adicción a la nicotina.

Por otra parte, existen ciertas clasificaciones para los fumadores, en cuanto a la cantidad de cigarrillos que se llegan a fumar. Lo cual deriva en fumadores leves, que son los que consumen menos de 5 cigarrillos en promedio por día. Tienen hasta 15 veces mayor probabilidad de padecer cáncer de pulmón que la población no fumadora. Están los fumadores moderados, que son aquellos que fuman entre 6 y 15 cigarrillos promedio por día. Aumenta hasta 40 veces las probabilidades de cáncer de pulmón, en los fumadores de esta categoría. Por último, tenemos a los fumadores severos, que son los que llegan a fumar más de 16 cigarrillos por día en promedio. En esta categoría, se incrementa hasta 60 veces la probabilidad de padecer cáncer de pulmón.

 

LUDOPATIA

 

La Ludopatía es un trastorno reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que lo recoge en su clasificación Internacional de Enfermedades en el año 1992.Sin embargo esta no fué la primera vez que, como categoría diagnóstica y con el nombre de juego patológico, se reflejó en los ámbitos profesionales. Ya en 1980 en el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM_III) de la Asociación Americana de Psiquiatras (APA), se planteaba su definición y algunos criterios diagnósticos.

Evidentemente la existencia del trastorno aparece hace muchos siglos, probablemente con la actividad de apostar de manera habitual a juegos de apuestas, dónde los resultados pudieran darse con cierta rapidez y por consiguiente el refuerzo positivo y negativo para el jugador también.

A pesar de ello, la clasificación y las diferentes definiciones han necesitado de la extensión del trastorno, de la demanda de atención de los ciudadanos y de la presencia de un poder científico dispuesto a hacerlo.

Desde la APA, este trastorno se encuadraba en los trastornos del control de impulsos no clasificados en otras categorías y se describía como una conducta de juego inadaptada, persistente y recurrente, que alterase la continuidad de la vida personal, familiar o profesional.

 

CLEPTOMANIA

La cleptomanía es un trastorno del control de los impulsos cuya característica esencial es la dificultad recurrente para controlar los impulsos de robar cualquier objeto, aun cuando no sea necesario para el uso personal o por su valor económico.

El individuo experimenta una sensación de tensión creciente antes del robo, seguida de bienestar, gratificación o liberación cuando lo lleva a cabo. El robo no se comete para expresar cólera o por venganza porque en ese caso sería otro trastorno. Los objetos son robados a pesar de que tengan poco valor para el individuo, que tendría medios para adquirirlos y que con frecuencia se desprende de ellos y no los usa. A veces, los acumula o los devuelve inesperadamente.

Aunque las personas con este trastorno evitarán robar cuando sea probable un arresto inmediato (por ejemplo, en presencia de un oficial de policía), no planifican los robos ni toman medidas adecuadas para evitar las posibilidades de arresto. El robo se comete sin la asistencia de otras personas.

Estos sujetos reconocen que el deseo de robar sale de ellos mismos y son conscientes de que se trata de un acto equivocado y sin sentido. Con frecuencia temen ser arrestados y se sienten deprimidos o culpables. El trastorno suele crea problemas legales, familiares, profesionales y personales. Parece que dos tercios de la población cleptómana en centros son mujeres.

Las compras compulsivas, trastornos del estado de ánimo como la depresión, los trastornos de ansiedad, de la conducta alimentaria como la bulimia nerviosa, los trastornos de la personalidad pueden estar asociados con la cleptomanía.

La cleptomanía es una alteración rara que se presenta en menos del 5% de los ladrones en tiendas identificados. Su prevalencia en la población general se desconoce.

 

ADICCION AL TRABAJO

 

Este mal afecta en su mayor parte a profesionales con altos puestos de entre 35 y 40 años. Utilizan el empleo en forma compulsiva para evitar problemas afectivos en la familia o en la pareja.

Los “adictos al trabajo” o workaholics–término que nace en Estados Unidos a partir de su asociación con el término alcoholic- son personas que utilizan su empleo como una manera de escapar de lo temido y transforman su casa en otra oficina.

A diferencia de otras dependencias, la adicción al trabajo logra un consenso familiar y social que –de alguna manera- parece disculpar o por lo menos encubrir esta alteración.

“El trabajo está valorado y supone sacrificio generoso y altruista para la subsistencia y progreso familiar. La presión social para conseguir el éxito, el exceso de ambición y la incapacidad para establecer un orden de prioridades entre sus obligaciones laborales son algunas de las principales causas que -sumadas a conflictos afectivos familiares o de pareja- determinan la aparición de esta patología”, explicó el doctor Jorge Franco, jefe de Consultorios Externos del Departamento de Salud Mental del Hospital de Clínicas.

La adicción al trabajo como patología comienza a ser estudiada a partir de los años ochenta con el advenimiento de los yuppies. Un antecedente de esta enfermedad es el síndrome de Karoshi(o síndrome de Fatiga Crónica). La muerte por Karoshi es repentina y sobreviene como consecuencia de una hemorragia cerebral o insuficiencia cardíaca o respiratoria debido al exceso de fatiga que produce hipertensión.

Si bien los psicólogos y estudiosos de las relaciones del trabajo indican que este tipo de compulsión afecta indistintamente a hombres y mujeres, se cree que la mujer logra escapar de esta trampa por su inclinación natural al cuidado de los hijos y la familia.

El perfil del adicto al trabajo es el de un profesional liberal muy perfeccionista, de alto rango y afán de éxito. Se trata de una persona ambiciosa e individualista, con grandes dificultades para trabajar en colaboración con otros. La edad promedio de quienes sufren esta alteración va desde los 35 a 40 años y se ubica especialmente en la clase media–alta. Afecta a hombres de negocios, médicos, abogados y economistas.

“El paciente no se reconoce como un enfermo, evita problemas afectivos con actividad compulsiva y tiene una sensación permanente de urgencia”, detalló el doctor Franco entre las características principales de quienes padecen estas conductas adictivas.

“No necesariamente tiene que existir una motivación económica para transformarse en un trabajador compulsivo. Las personas que sufren esta alteración suelen tener dificultades para querer y ser queridos, los aterra el tiempo libre, y cuando lo tienen se deprimen”, afirmó el especialista y destacó la importancia de una consulta a tiempo:“Una vez detectados los síntomas, debe realizarse una entrevista para determinar el seguimiento psicológico adecuado”.

 

 

 

 

CARACTERÍSTICAS DE UN ADICTO


1. Sufre un trastorno de la personalidad la adicción es un síntoma del problema 
2. No acepta ser adicto, no reconoce que necesita ayuda, niega sus problemas. 
3. Vive en una subcultura particular de ellos y usa un lenguaje típico para comunicarse. 
4. Es una persona con inteligencia promedio o mas (en su mayoría) 
5. Tiene conflicto con la autoridad y la rechaza. 
6. Es egocéntrico e individualista, no se preocupa por los demás, es el sol y los demás giran a su alrededor. 
7. Distingue entre el bien y el mal, no es un loco, pero cuando actúa lo hace mal (actúa primero y después piensa)
8. Tiene pobres controles internos. 
9. Es inconsistente, no persevera. Comienza las cosas pero no las termina y no tolera la rutina. 
10. Vive el presente, es un niño. Quiere las cosas cuando las pide y no puede esperar. 
11. No planifica en base a la realidad. (Se casa sin trabajo, se compra carro nuevo aunque no tenga como pagarlo). 
12. Es manipulador, siempre quiere salirse con la suya. Los otros son los que están mal y trata de justificar su conducta. 
13. Es inmaduro, ansioso e inseguro. 
14. Le gusta vestir y calzar bien. Compra zapatos y ropas caras aunque no trabaje. 
15. no aprende de sus experiencias ni de las de otros. 
16. Es irresponsable en sumo grado, difícil de manejar. Si quiere un carro, se lo roba. La persona que no es adicta planifica, economiza o pide préstamos y los paga. 
17. Tiene un alto nivel de frustración y bajo de tolerancia. 
18. Su estima propia es baja. 
19. Carece de culpabilidad hacia el mismo, los demás son los que siempre tienen la culpa. 
20. Es un vago no le gusta trabajar, le gusta la vida fácil. 
21. Manifiesta una constante inestabilidad en el trabajo (cambia mucho). 
22. Carece de remordimiento y de sentido de culpa. A veces siente arrepentimiento, pero no le dura mucho. 
23. Gusta de hacer promesas que no cumple. 
24. Presenta embotamiento afectivo, no siente amor por nadie y se le hace difícil recibir amor. 
25. Es mentiroso y se cree sus propias mentiras. 
26. Tiene ambiciones desmedidas, no a todo con real situación, quiere ganas mucho dinero aunque no tenga ningún oficio o destreza. 
27. Tiene gran capacidad para seducir y agradar. 
28. no se conformo nunca con lo que tiene, entre mas se le de, mas quiere. 
29. Muchos tienen identificación pobre con su propio sexo. 
30. Tiene conflictos con las mujeres, las ve como objeto que puede usar como quiere. 
31. Tiene un concepto pobre de su hombría, para ellos el machismo impera. El más macho es el que mas droga usa, el que conquista más mujeres o el que engaña más. 
32. Trata de modificar al mundo de acuerdo a sus propios intereses, el tratamiento debe ser como ellos dicen. 
33. Es un ser desconfiado por excelencia. 
34. A veces se torna irascible, negativo, hostil, manipulador, superior al terapeuta en conocimiento sobre adicción. 
35. Es rechazado por la sociedad por su conducta, no por su persona. 
36- Puede controlar su vida si se lo propone. 
37. Puede modificar su conducta, también sus actitudes si se lo propone (puede re-educarse)
 

PREVENCION DE LAS ADICCIONES

 

¿Qué es prevención? El término prevenir deriva de la palabra latina praevenire que significa evitar la presencia de un daño, y se utiliza para referirse a las medidas que se deben tomar para evitar que se presenten enfermedades o problemas.

¿Cómo se previenen las adicciones? La prevención de las adicciones puede realizarse en niveles diferentes según sea el grado del riesgo de las personas para consumir drogas o el daño cuando ya las consumieron.

PREVENCIÓN EN LA EDUCACIÓN

Para comprender la importancia que tiene la educación preventiva como una de las formas de prevención, debemos partir del concepto de educación, cuya etimología nos remite a ciar, alimentar, conducir y guiar. La educación es un proceso que la sociedad utiliza para transmitir a todos los miembros que la integran las pautas culturales y el modo de pensar mas convenientes.

La prevención se basa en una actitud atenta cuyo propósito es evitar la aparición de riesgos para la salud tanto del individuo como de la familia y de la comunidad. Podemos distinguir varios niveles de prevención:

-Prevención primaria inespecífica: Tiene como finalidad ejercer influencia de modo global, es decir, sobre todos los elementos y factores determinantes del problema.

-Prevención primaria especifica: Esta mas relacionado a un problema determinado e incide directamente sobre los factores que se supone lo generan. Estos son la historia personal, el entorno familiar, el tipo de vida y las relaciones sociales. El conocimiento y la profundización de estos factores de riesgo brindan un importante material de estudio sobre el cual se pueden armar estrategias preventivas.

-Prevención Secundaria: Intentan solucionar un problema ya existente, intentan hacerlo desaparecer por completo o en parte y al mismo tiempo tratan de evitar las complicaciones posteriores que conllevan las adicciones. Se trata en estos casos de fortalecer la estabilidad emocional, los vínculos familiares y los laborales. Lo importante en este caso es detener el proceso que se ha iniciado para luego sostener al individuo hasta lograr que revierta la adicción.

-Prevención terciaria: Apunta a demorar o frenar el desarrollo de la adicción y de sus consecuencias aun en los casos en que la manifestación central continúe presente. La prevención terciaria se utiliza cuando no es posible la abstención total de la droga. El propósito es disminuir las cantidades consumidas y lograr periodos cada vez más largos de abstinencia.

La prevención del uso indebido de drogas constituye la herramienta más eficaz para evitar que las personas queden a merced de las sustancias psicoactivas que pueden arrastrarlos al desmoronamiento físico, la cárcel, la locura o la muerte.

Para ser efectiva, toda tarea de prevención debe contar con el apoyo de los maestros y educadores. Cuando las instituciones educativas dan prioridad a lo académico sobre lo humano, descuidan la disciplina o son rígidas al respecto, o cierran la comunicación entre alumnos, profesores y padres, se convierten en un factor de riesgo más.

Los programas de prevención del uso de drogas se apoyan fundamentalmente en la trilogía hogar-escuela-estado. En nuestro país la participación del Estado en planes preventivos se hace difícil debido a la falta de recursos económicos.
Hay organizaciones no gubernamentales que colaboran en la tarea de prevención; sin el compromiso real y el esfuerzo compartido de todos los ámbitos no es posible obtener logros significativos. En consecuencia es necesario establecer normas rígidas para limitar la comercialización de drogas y difundir entre los docentes y los padres los programas a los que pueden asistir.

¿Se puede prevenir cuando ya se consume? La detección en la fase inicial del consumo de drogas puede ser trabajada antes de que se convierta en una adicción. Esto implica por un lado, que la persona o grupo implicado tome conciencia de su consumo de drogas; y por otro lado, supone tomar las medidas necesarias para solucionar esta problemática que empieza a desarrollarse.

En el caso de que la conducta de consumo ya sea habitual para la persona, podemos prevenir que ésta continúe, e impedir o disminuir las complicaciones que le ocasiona este consumo. La prevención consistiría en proporcionar medios y habilidades para no reincidir o continuar con el consumo, en el caso de que el objetivo sea la abstinencia. Si los objetivos son intermedios, la prevención irá dirigida a: conseguir las menores complicaciones posibles, periodos de abstinencia cada vez más largos, reducir las dosis habituales, dotarlo de habilidades para el autocuidado. A este tipo de medidas se les conoce como técnicas para la reducción del daño.

¿Qué es la reducción del daño? La reducción del daño es una estrategia de prevención que propone alternativas a los enfoques tradicionales y que da prioridad a disminuir los efectos destructivos del consumo de drogas. Cuando los programas de prevención o rehabilitación se refieren a todo o nada, dejan de lado las diferencias entre los usuarios de droga. A diferencia de ésta estrategia, que si bien considera que el mejor camino es la abstinencia, reconoce también que la decisión del consumo es responsabilidad de la persona. Y reconociendo las dificultades para abstenerse otorga elementos para disminuir los daños que pueda tener en el caso que la persona consuma alguna droga y para desarrollar mecanismos de autocuidado.

TIPOS DE PREVENCION

PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO

Para prevenir el consumo de tabaco es conveniente tener en cuenta:

-La familia como modelo a seguir. Lugar donde se lleva a cabo un estilo de vida saludable.

- La escuela. Importancia de la formación integral a través de educación para la salud, con información sobre hábitos saludables como buena alimentación, ejercicio físico, deporte, horas de sueño adecuadas.

- Los amigos. Los amigos son el referente y un modelo a seguir al igual que la familia. Influyen de forma decisiva en los hábitos y conductas de los adolescentes.

PREVENCION DEL ALCOHOLISMO

Una de las medidas preventivas en contra del alcoholismo es la de establecer campañas para poder proporcionar información por medio de folletos, trípticos, en forma oral, etc., con el fin de empezar a hacer consciente a la población de la problemática, tratando de tocar puntos esenciales, tales como: qué es el alcoholismo, en qué consiste, por qué se da, cuáles son los efectos que produce la ingestión excesiva de alcohol, lugares a donde se puede acudir a solicitar información, ayuda, etc.

Otra medida de prevención es la de implantar programas dentro y fuera de las instituciones educativas con el fin de empezar a sembrar la semilla en las futuras generaciones y buscar nuevas soluciones.

Éstas son sólo algunas posibles alternativas con las cuales se podrían tomar cartas en el asunto y de así poder frenar y contrarrestar la información deformante, sensacionalista, especulativa, manipuladora, llena de prejuicios que por lo regular caracterizan a los medios de información y comunicación masiva y de esta manera reducir la ignorancia.

Con la participación de todos ya sea informándose, cambiando su forma de pensar y teniendo un cambio de actitudes, etc., se puede enseñar, orientar y encausar a las generaciones jóvenes a tomar conciencia, determinaciones, actitudes, etc., y así darles herramientas con las cuales puedan confrontar la problemática y tratar de salir adelante.

PREVENCION DE LA DROGADICCION

-Los programas de prevención deben diseñarse para realzar los "factores de protección" y darle marcha atrás o reducir los "factores de riesgo" conocidos. Los factores de protección son aquellos que reducen la posibilidad de que se usen drogas. Los factores de riesgo son los que aumentan la posibilidad de que se usen drogas.

-Los factores de protección comprenden lazos fuertes y positivos dentro de una familia pro social; vigilancia por parte de los padres; claras reglas de conducta que se aplican constantemente dentro de la familia; participación de los padres en la vida de sus hijos; éxito en la escuela; lazos fuertes con instituciones pro sociales, como organizaciones escolares y religiosas; y adopción de las normas convencionales sobre el abuso de drogas.

-Los programas de prevención deberían incluir el desarrollo de aptitudes generales para la vida y de técnicas para resistir las drogas cuando sean ofrecidas, reforzar la actitud y los compromisos personales contra el uso de drogas, y aumentar la habilidad social (o sea, en comunicaciones, relaciones con compañeros, eficacia personal y confianza en sí mismo).

-Los programas de prevención para niños y adolescentes deberían incluir métodos interactivos que se adapten a la edad de la persona, como grupos de discusión entre compañeros y solución de problemas y toma de decisiones en grupo, en vez de ofrecer nada más que técnicas de enseñanza didáctica.

-Los programas de prevención deberían incluir componentes donde los padres o las personas al cuidado de los niños refuercen lo que los niños están aprendiendo sobre las drogas y sus efectos dañinos, y abran oportunidades para tener discusiones familiares sobre el uso de sustancias lícitas e ilícitas y la posición de la familia sobre su uso.

-Los programas de prevención deberían ser a largo plazo (a lo largo de la carrera escolar), con repetidas intervenciones para reforzar las metas preventivas originales. Por ejemplo, las actividades escolares orientadas hacia los estudiantes de la escuela media y primaria deberían incluir sesiones de apoyo para ayudar con la crítica transición de la escuela media a la secundaria.

-La programación de la prevención debe adaptarse para atender la naturaleza específica del problema del abuso de drogas en la comunidad local.

La prevención del consumo de drogas es tarea de todos, pero los medios de comunicación tienen un papel de indiscutible en ella. La televisión mexicana ha elaborado programas para apoyar las distintas campañas de prevención de drogas apoyados por diferentes organizaciones gubernamentales y no gubernamentales.

El aumento en el índice de consumo de drogas entre adolescentes es cada vez mayor y el problema parece cada día más difícil de resolverse, por lo que nuevos programas de prevención drogas son importantes pretendiendo disminuir el consumo en adolescentes.

Estas nuevas campañas emprendidas por la televisión mexicana tienen como objetivo principal el de promover la reflexión sobre la importancia de la tarea de prevenir la drogadicción principalmente entre los jóvenes que son el grupo de mayor riesgo para consumir drogas.

-No se trata simplemente de prohibir la droga, ni de controlar su distribución. Aunque estas cosas son necesarias, el problema de la drogadicción tiene sus raíces en la sociedad misma. Es por ello que es necesario un compromiso de la sociedad en su conjunto. Padres, maestros, medios de comunicación, instituciones, etc., deben comprometerse a construir una sociedad nueva, donde sean promovidos los valores auténticos, especialmente los espirituales. De no hacerlo así, todas las estrategias de prevención serán inútiles, pues el problema de fondo seguirá existiendo.

PREVENCION EN LA CASA

Las familias unidas que dan atención a sus hijas e hijos hacen un frente contra muchos riesgos sociales. Si ellos crecen en un ambiente de seguridad, adquirirán una fuerza interna que le ayudara a tomar decisiones. Con esa seguridad probablemente aprenderán a rechazar lo que daña su cuerpo y su mente, no harán uso del alcohol, del tabaco o de las drogas y serán capaces de negarse cuando se los ofrezcan.

Son indispensables las platicas de prevención, los valores familiares que les den seguridad en si mismo y la confianza que ellos necesitan.

Es necesario que los padres e hijos comprendan:

-Que es una adicción.

-Cuales son sus causas.

-Cuales son las drogas mas comunes y como dañan la salud.

-Cuales son las maneras más comunes de introducir a niños y jóvenes al consumo de drogas.

-El efecto mortal que pueden tener las adicciones.

-La destrucción personal y familiar que generan.

-Los problemas que provocan.

-La responsabilidad de hablar en familia de todo esto cuantas veces sea necesario.

PREVENCION EN LA ESCUELA

Organizando pláticas sobre estos temas. Por ejemplo, un medico puede hablar sobre como el alcohol, el tabaco y las drogas afectan la salud de las niñas y de los niños, de los jóvenes y de la población en general; un promotor comunitario puede dar información sobre la gravedad del problema en la comunidad.

Acciones educativas e informativas:

·  Enseñar los efectos de las drogas a corto y a largo plazo utilizando métodos interactivos sencillos, respetuosos y amenos.

·  Informar sobre lo que establecen las leyes y sobre las consecuencias de violarlas, haciéndolo con objetividad y sin excesos.

·  Colaborar con los alumnos a establecer metas positivas personales y colectivas a corto y a mediano plazo.

Acciones preventivas indirectas:

·  Favorecer la práctica del deporte, mostrando sus ventajas para la salud física y mental.

·  Estimular las actividades artísticas y creativas (la música, el teatro, las artes plásticas, las artesanías).

·  Desarrollar la camaradería entre los alumnos formando grupos para la ejecución de los trabajos escolares y para otras actividades.

·  Motivar a los muchachos a que favorezcan la comunicación con sus padres y maestros.

PREVENCION EN GENERAL

-Favorecer la salud física y mental, aprovechar el tiempo en acciones de estudio, deportes, esparcimiento y sobre todo, de convivencia familiar.

-Aceptar que todas las drogas causan daños irreparables.

-Aprender a identificarlas por su apariencia física y lo que se usa para su consumo (papel arroz para envoltura de cigarros, jeringas, ligas para presión, etc.).

-Conocer los nombres populares de las drogas que se usan en el lugar donde se vive.

-Reconocer los signos de una intoxicación para conducir a la persona a un centro de urgencias.

-Mientras más alto sea el nivel de riesgo de la población meta, más intenso ha de ser el esfuerzo de prevención y más temprano debe empezar.

-Los programas de prevención deben orientarse a grupos de edad específica, y ser apropiados a la etapa del desarrollo y sensibles a las diferencias culturales.

BIBLIOGRAFIA

*http://www.imss.gob.mx/IMSS/IMSS_SITIOS/DPM/Servicios/PREVENIMSS/adolescentes/PAdicc_001_2003_12.htm.

*http://www.adicciones.org.mx/adiccion.html

*http://www.imjuventud.gob.mx/teprevencionadic_contenido.asp#adic

*http://www.monografias.com/trabajos10/pradi/pradi.shtml

*FORMACION CIVICA Y ETICA 2, GLORIA GURROLA CASTRO, JOSE LUCIO VAZQUEZ REYNA, ELVIRA MAGDALENA TICAS RIOS, EDITORIAL PATRIA, EDICION 1ª, 1999, MEXICO, PAG: 81-82.

*http://www.nida.nih.gov/Infofacts/Ensenanzas-sp.html

ENSAYO

“VIOLENCIA FAMILIAR COMO DISPARADORA DE LAS ADICCIONES”

Existen varios tipos de violencia en la familia como son:

-Violencia Física: Ya sea desde coscorrones, pellizcos, golpes y se puede llegar hasta lesiones mortales.

-Violencia Psicológica: Puede ir desde gritos, humillaciones, ofensas, burlas, castigos, una mirada o un silencio con intención de herir, amenazas, disputas o privación de la libertad que pueden tener distintos grados de violencia. Pueden hacer sentir insegura o mal a una persona, deterioran su imagen y su propio valor, con lo que se daña su estado de ánimo, se disminuye su capacidad para tomar decisiones y pueden afectar su manera de vivir.

-Violencia sexual: ocurre cuando se obliga a una persona a tener cualquier tipo de contacto sexual contra su voluntad; cuando se le hace participar en actividades sexuales con las que no está de acuerdo y no se toman en cuenta sus deseos, opiniones ni sentimientos; y esto los daña física y emocionalmente.

La violencia física y emocional a la que tienen que enfrentarse los miembros de la familia puede afectar su estabilidad.

Hay muchos motivos que orillan a las personas a caer en dichas adicciones, algunas de las causas son la falta de satisfactores emocionales y materiales; es decir, la falta de afecto y de comunicación con los padres, la frustración por la carencia de recursos económicos que impide desarrollarse en el ámbito escolar y laboral, la necesidad de reconocimiento social y de aceptación, entre otros.

La violencia familiar sucede cuando alguno de sus integrantes abusa de su autoridad, su fuerza o su poder. Generalmente son los miembros más débiles de la familia sobre los que recae la violencia física y emocional por lo tanto se sienten incomprendidos y esto los orilla a una solución fácil la cual piensan son las drogas o el alcohol.

Algunos niños, niñas y jóvenes pueden ser más propensos que otros a consumir alcohol, tabaco o algunas drogas, cuando:

-Son maltratados.

-Carecen de atención y comprensión.

-Son hijos de madres o padres alcohólicos o adictos a las drogas.

-Son hijos de madres o padres rígidos y sordos a sus necesidades e inquietudes.

La violencia familiar es producto de varias situaciones que pueden parecer sin importancia aunque la tengan mas de lo que creen como son:

-Ser hijo no deseado; puede comenzar desde palabras como ofensas, agresiones verbales hasta los golpes, es decir, de la violencia psicológica hasta la física.

-Ser comparado con algún miembro de la familia y quedar como inferior de éste.

-Que no exista amor en la familia.

-Falta de comprensión y respeto entre la familia.

-Etc.

La violencia familiar es un problema común en la sociedad, esta puede ser física, psicológica o sexual. Ambas orillan a la mayoría de quien las sufre a buscar un camino fácil para olvidar o según ellos solucionar su problema.

Y esta casi siempre la encuentran en algún tipo de droga, alcohol o hasta en el tabaco; y en su mayoría son personas que están desubicadas o se dejan influenciar fácilmente ya sea por familiares, amigos o hasta de personas que acaban de conocer.

Algunas de las personas con adicción a causa de cualquier tipo de violencia familiar pueden ser a causa de que le ofrecen cualquier tipo de droga, tabaco o alcohol, diciéndoles que los harán sentir bien, que los ayudaran a olvidar sus problemas o que los harán encontrar fácilmente una solución a ellos o solo les comentan sus efectos y ellos lo creen y empiezan a consumirlos la cantidad puede depender de cómo se sientan ante la violencia existente en su familia.

Otra manera en que pueden empezar con una adicción sin darse cuenta por motivo de la violencia en su familia; es cuando acuden al médico por motivos de insomnio o nerviosismo y éste les manda unas pastillas pero en dosis especificas y por cierto tiempo, las personas inician normal con su tratamiento pero al sentirse bien cuando las ingieren empiezan a consumirlas en mas dosis y por mas tiempo que el especificado.

Se puede dar una adicción ya sea en la mamà o en el papá por que son agredidos de cualquier forma por su pareja pueden iniciar tomando alcohol de manera excesiva o algún narcótico como forma de encerrarse en su mundo y olvidar lo que sucede en el exterior o para darse el valor para afrontarlos; pero al mismo tiempo le enseñan a sus hijos o algún otro miembro de la familia que este presente a que lo que hacen es la solución a este tipo de problemas, aunque no sea lo correcto.

Lamentablemente, existen muchas familias que no viven en relaciones cordiales, respetuosas, justas y amorosas. La incapacidad de algunas personas para enfrentar sus problemas cotidianos en ocasiones las lleva a desarrollar, poco a poco, respuestas violentas sin pensar en las consecuencias que pueden provocar en su familia.

Un padre o una madre jamás deben desquitarse con su hijo o su hija, ni desahogarse con ellos de sus frustraciones. Existe una gran diferencia entre marcar límites y maltratar, así como entre ser una autoridad y ser autoritario, lo cual no es lo mismo.

Es frecuente que las personas que sufren violencia no se valoren, ya que desde pequeña han sido golpeadas, maltratadas o humilladas por algún miembro de su familia; son propensas a caer en alguna adicción como aquellas que han sido sobreprotegidas por que se les quiere resolver todo, cuando se les dice qué hacer y cómo hacerlo sin dar lugar a sus iniciativas personales, cuando no se les permite equivocarse y aprender de sus propios errores, ya que no saben distinguir lo bueno de lo malo piensan que todo lo que hacen es bueno.

En la medida en que los miembros de una familia se relacionen con base en el respecto, la igualdad, la confianza y el afecto, y sean capaces de valorar la maravilla que significa tener gente cercana a quién cuidar y por quién ser cuidado, con quién compartir la vida y explorarla, a quièn querer sin condiciones, el problema de la violencia será manejable y por lo tanto se podrán evitar sus consecuencias.

 

CAUSAS DE LAS ADICCIONES

 

La adicción es una enfermedad compleja de naturaleza bio-psico-social. Las causas de la adicción son múltiples e interaccionan de una manera compleja para producir el desorden adictivo. Su etiología no lineal, multifactorial y sistemática hace difícil comprenderla con una visión lineal o simplista de: una causa – un efecto.

No hay dudas de que las adicciones se constituyen como uno de los problemas más graves que afectan a la sociedad actual. Cada vez son más las personas que se vuelven adictas a todo tipo de sustancias, sin dejar de mencionar que la gran mayoría son adolescentes. Hay numerosas causas que pueden derivar en adicciones, por lo que en esta ocasión describiremos las principales.

- Problemas familiares: Esta causa suele ser la más común entre los más jóvenes. Los adolescentes que crecen en un entorno familiar complicado, o bien tienen etapas difíciles dentro de su hogar, buscan maneras de olvidar los problemas. Generalmente lo hacen mediante las drogas y el alcohol. Los conflictos familiares habitualmente se relacionan con la incomprensión, la falta de comunicación, la agresión (tanto verbal como física), el maltrato, el rechazo, los divorcios o separaciones, la mala situación económica, la pobreza, el desamor e incluso las dificultades en la escuela. Es fundamental destacar que el consumo de drogas no hace que los adolescentes puedan escaparse de sus problemas, sino que éstos se vuelven cada vez más graves.

- Influencias sociales: Esto se da prácticamente siempre ente los adolescentes, cuando quieren encajar en algún grupo determinado o bien cuando tiene una relación cotidiana con personas que consumen. Ciertas amistades pueden persuadir a un individuo para que se inicie en el mundo de las drogas, por eso es importante que el sujeto en cuestión tenga el poder de decisión y la fortaleza como para poder decir que no.

- Problemas emocionales: Esto puede estar relacionado con los problemas familiares, pero también se trata de conflictos relacionados con la depresión, la baja autoestima, el desamparo, la prepotencia y la evasión de la realidad. Muchas personas, por determinadas razones, guardan en su interior ira, vergüenza, desconfianza, rencor y tristeza. Esto hace que recurran a las drogas como una forma de aislarse de sus emociones y olvidarse de todo. 

CONSECUENCIAS DE LAS ADICCIONES

 

Las adicciones constituyen uno de los problemas más graves con los que se enfrenta la sociedad entera, y el grupo etario que se ve más propenso a consumir alguna sustancia adictiva son los adolescentes.

Por ejemplo el alcohol, a pesar de ser legal y poder comprarse en cualquier mercado, sigue siendo una sustancia adictiva que provoca efectos desastrosos: accidentes automovilísticos, enfermedades cardiovasculares, cirrosis hepática, hemorragias cerebrales y el síndrome alcohólico fetal, entre otros.

Si tomamos el caso del tabaco, otro sustancia adictiva legal, podemos nombrara que su consumo aumenta considerablemente el riesgo de contraer algún tipo de cáncer relacionado con las vías respiratorias como una de sus consecuencias más graves.

Las personas adictas que consumen sustancias inyectables corren el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por la sangre, como ser el SIDA. Además estas sustancias provocan más sobredosis que las consumidas por otros medios. Él porque la gente consume estas sustancias puede contestarte diciendo que las mismas producen un efecto excitante y, en algunos casos como los opiáceos, también inhibiciones.

Recordemos que la mayoría de las drogas provocan una dependencia tanto física como psíquica y que su uso continuo provoca tolerancia, por lo que la persona debe consumir cada vez más para lograr las mismas sensaciones.

Se cree que esta tolerancia está producida por mecanismos homeostáticos, que son lo que el cuerpo pone en funcionamiento para obtener una armonía interna. Cuando la persona consume regularmente una droga la persona puede llegar a sufrir del síndrome de abstinencia si la deja de un día para el otro. En este están involucrados receptores de las neuronas de diferentes partes del cerebro.


RECONOCER UNA ADICCIÓN

 

Cómo saber si usted es un adicto:

1.      Usted se la pasa la mayoría de su tiempo pensando en una sustancia, actividad, o persona (de la que usted sabe que no está enamorado).

2.      Usted se encuentra consistentemente manipulando eventos alrededor de esa sustancia, actividad, persona o emoción.

3.      Usted sabe que la sustancia, actividad, etc., le está causando problemas pero usted continúa buscándola.

4.      Si usted no logra tener esa sustancia, persona o actividad siente que se volverá loco.

 

¿Cómo aceptar la enfermedad de la adicción?

Como adictos, todos experimentan el dolor, la soledad y la desesperación de la adicción. Muchos han hecho lo inimaginable para controlar el consumo de drogas, tratan de sustituir unas drogas por otras, creyendo que solo se tiene un problema con una droga en particular, limitan el consumo de drogas a ciertas horas y lugares, es posible que en algún momento hayan prometido dejar de consumir por completo; la adicción continua avanzando dominando incluso las mejores intenciones.

La adicción es una enfermedad progresiva, su progresión puede ser rápida o lenta. Mientras se siga con el consumo, la vida empeorara cada vez más, es imposible describir la adicción de una forma que complazca a todo el mundo, sin embargo la enfermedad afecta de manera general en tres aspectos al individuo:

·         Mentalmente los obsesiona la idea de consumir.

·         Físicamente desarrollan una compulsión que los hace seguir consumiendo independientemente de las consecuencias.

·         Espiritualmente durante la adicción el individuo se vuelve totalmente egocéntrico.

Para muchos adictos tiene sentido ver la adicción como una enfermedad, porque es progresiva, incurable y puede ser mortal, al menos que se le detenga.

 

Cómo superar una adicción

El primer paso es reconocer que tiene el problema. Aceptar el hecho de que es un adicto sin condenarse a usted mismo.

Perdónese a usted mismo. Este es un paso fundamental para eliminar adicciones.

Viva en el momento presente y con personas que lo estiman y apoyan. Libérese de personas que lo critican constantemente.

 

Lo primero que debe abordar un adicto es la obsesión, la compulsión y la negación, lo que muchos han llamado un vacío espiritual. Al ir examinando en detalle y reconociendo todos los aspectos de la enfermedad, se comienza a entender la impotencia.

Quizás les agobie la idea de aferrarse a cualquier programa de recuperación. Sin embargo es valido mencionar que nadie se recupera de la adicción de la noche a la mañana.

A medida que se empiezan a observar los efectos de la enfermedad, se puede determinar que la vida de un adicto se vuelve ingobernable. Se determina en todas las cosas que andan mal. Una vez más las experiencias son individuales, y varían mucho de un adicto a otro. Algunos se dan cuenta de que su vida se ha vuelto ingobernable porque sus emociones están fuera de control o porque se empiezan a sentir culpables del consumo de drogas, algunos lo han perdido todo: hogar, familia, empleo y amor propio, otros nunca aprenden del todo a funcionar como seres humanos, otros pasan largos tiempos en cárceles o instituciones, otros han estado muy cerca de la muerte. Fuera cuales fueran las circunstancias individuales, el comportamiento obsesivo, compulsivo y egoísta ha gobernado su vida, y el resultado final ha sido la ingobernabilidad.

COMO AYUDAR A UNA PERSONA ADICTA

 

 

Es muy difícil, pero no es imposible, y toma esto mucho en cuenta, lo más importante es NO que trates de convencerlo, sino que lo hagas. Ten fe y no te des por vencido. Exprésale lo que tu sientes y piensas al respecto, motívalo, dale ilusiones para cambiar, pasa más tiempo con él para distraerlo. Después de eso es muy fácil, hay muchos centros de ayuda. Pero no te des por vencido y que él no vea que te cansas de insistir, sino se persistente. Enséñale cosas, no solo las digas para que pueda tener una visualización más clara ya sea de consecuencias o de un mejor futuro.

La ayuda al adicto no debe ser en ningún caso el aceptar su condición y "alcahuetear" o ver el consumo como una "situación propia de los adolescentes modernos" o como algo que "solo lo hago socialmente", como es el caso del adulto adicto o consumidor.

Ayudar al adicto tampoco es tener conductas agresivas o muy complacientes, sino es más bien, el  adoptar una posición firme y clara de que ha sido descubierto, que no puede seguir escondiéndolo o no puede seguir justificándolo.

Como padres, debemos de entender, mas no patrocinar el problema. Se ha de ver muy bien la situación, tanto la del afectado como la del entorno familiar y buscar, de existir, factores que pueden propiciar al adolescente a justificar su consumo. Por ejemplo podemos mencionar: maltrato físico o verbal de parte de alguno o varios de los integrantes de núcleo familiar al joven, ruptura del núcleo familiar (divorcio), conductas denigrantes, etc. ya que en muchos de los casos, el entorno familiar y sus conflictos vienen a ser los detonantes en los cambios de conducta del joven. Sin embargo, no debemos los padres sentirnos culpables de la situación, sino mas bien responsables de buscar la forma de reorientar al joven de forma tal que acepte su problema y se haga receptivo a dar curso a las soluciones mas convenientes según sea el caso y buscar ayuda profesional en instituciones o profesionales que se dediquen a la atención del adicto y su reeducación o rehabilitación según sea el caso.

En el caso de una pareja adicta se recomiendan los lineamientos anteriores, recalcando en el adulto la necesidad de su reeducación o rehabilitación como única forma de salir del problema. Hay que estar claros, que el adulto es inclusive mas difícil de orientar que el joven, pues influyen factores distintos en el caso de necesitar ser recluido, como puede ser el hecho de que el componente adicto de la pareja es quien proporcione el sustento del hogar, pero esto no puede ser impedimento para su rehabilitación, pues hay que enfatizar que tarde o temprano, el consumo terminará afectando la relación de pareja, la educación de los hijos, las finanzas familiares y hasta la salud mental de la parte de la pareja que es quien lleva la carga emocional de convivir con una persona adicta y sus problemáticas asociadas. Un padre o una madre adicto no son ni podrá ser, mientras lo sea, un buen ejemplo para sus hijos, una persona productiva ni alguien con futuro. La adicción destruye relaciones y divide a las familias, y en el peor de los casos, es el factor de mayor importancia que genera la violencia domestica y el maltrato tanto de la pareja como de los hijos. En resumen, la mejor ayuda no es otra que orientar al adicto a reconocer su problema, hacerse responsable de buscar la solución y motivarlo a ingresar a programas de rehabilitación o reeducación como forma de superar la adicción y reinsertarse en la sociedad de la cual se ha apartado.

Una persona adicta, para su recuperación, necesita, primero aceptar que tiene un problema, segundo entender que necesita recuperarse  y terminar con ese problema. Apoyarse en su familia y seres cercanos, y por supuesto, alejarse de los focos de su actividad, sea drogas, juegos, alcohol etc